miércoles, 27 de julio de 2011

easy


Un día me regalaron unos soles de plata. No los acepte.

Meses después recibí una hermosa luna, pero era de oro y la rechace.

No quiero cambiar la esencia del cielo.

Es que simplemente no quiero ser yo la que encadene el firmamento al suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario