miércoles, 20 de octubre de 2010

E.P Espacio público




Les voy a contar dos historias. Lo más probable es que usted haya visto situaciones similares cuando va por la calle, mirando los productos que le ofrecen, las chucherías, las curiosidades, lo necesario, lo innecesario.
La primera transcurre en el centro de nuestra ciudad, por el parque de Bolívar. Iba caminando ente el tumulto, cuando paso corriendo un señor con un montón de bultos encima gritando a cada lado, "hay vienen la suegra", mientras los demás vendedores recogían sus mercancías y también se escondían rápidamente.






La segunda ocurrió el sábado pasado. Mi mama buscaba unas gafas y unas manillas para su amigo secreto, en unicentro todo era muy caro y yo le propuse que tal vez en la 70 encontraríamos vendedores ambulantes, por la parte que es mas cercana a la estación. Cuando llegamos, el vendedor de manillas parecía asustado, nos contó que espacio publico había pasado muy poco antes. Que había montado de nuevo las manillas, pero que tenia que estar pendiente.
Cuando llegamos con el vendedor de las gafas, compramos unas (después de pedir la respectiva rebaja, por supuesto) el señor no tenia cambio, y además no podía abandonar el puesto, donde llegara servicio público le decomisaría toda la mercancía.
Los vendedores de los lados tampoco tenia cambio, así que mientras el de las gafas se comprometía a cuidar las cosas del señor de la derecha, y a mirar a la izquierda, el otro iba a cambiar el billete.
El señor de las gafas nos contó que tenia tres hijos, que hace 2 días le volvieron a entregar la mercancía, que había pasado 15 días decomisada y que algunos minutos antes de que llegáramos, los de espacio publico pasaron, y le hicieron gestos de que lo tenían en la mira, que de nuevo querían llevarse su mercancía. Cuando nos fuimos, el señor acordó con su compañero de al lado, estar pendiente uno a la izquierda, y otro a la derecha, mientras preguntaban a otro de los vendedores si se sabia algo de los de espacio público. La respuesta fue "nada, solo sabemos si subieron, pero pilas que uno no sabe"
Al final fuimos a mirar con un artesano más manillas y mientras regateábamos, el vendedor del frente le dijo "Ojala les haya dado por allá arriba una diarrea bien hijueputa"



Y si, tal vez usted no haya escuchado vendedores que desean daños estomacales a los de servicio publico, pero es probable que usted haya visto situaciones similares cuando va por la calle, mirando los productos que le ofrecen, las chucherías, las curiosidades, lo necesario, lo innecesario.



miércoles, 6 de octubre de 2010

cosas como el cadillac de madera



Me cuestiono si es posible, que las letras puedan traslucir tantas cosas locas que a uno, como buena ociosa, se le pasan por la cabeza.
La canción que estoy escuchando, por ejemplo, no tiene ningún otro objetivo que incentivar el hecho de que en las películas aparezcan mujeres de labios rojos fumando, mientras se dan cuenta de las decisiones estúpidas que han tomado. Bajo mi punto de vista, la canción no tiene mas objetivo que ese, aunque la letra hable sobre un man que le pregunta cosas tontas a una vieja. Algo como ¿who`s your daddy? ... Quien sabe en que pinche grilla aguardientera se inspiro el cantante.
Alguien me dijo una vez que se había preguntado que pasaba por mi cabeza...
ya ven... pasan películas y conclusiones absurdas , que me gusta compartir a través de un blog hijo de la chingada.



Pasan ideas muy raras, como la idea de la canción, que por cierto ya volví a repetir por 2 vez, por que ya me estoy imaginando a la actriz gringa de ojos claros, fumadora obsesiva que recae por 2 vez,al vicio que ha intentado deja en vano, con la mirada de sonsa, perdida en el infinito, mientras desgasta el cigarrillo en los labios rojos, pensando en todos lo otros sonsos que la han traicionado o decepcionado. Entonces ahí es cuando tendría que entrar otra canción, por que siguiendo la linea de ideas, ella decidirá cambiar y mostrarles a los demás que no valen 70 centavos.

Volviendo al tema yo pienso, por ejemplo, en quien rayos habrá diseñado un cadillac de madera...
o peor, quien fue el maldito que lo hizo y elaboro, como realizo ese monstruo horrible, ese frankenstein de los automotores, ese adefesio de lucifer, que empaña la memoria de los años 50 y 60,de la obsesión de los machos alfas de aquella décadas...
cual es entonces el carro de nuestra década?
¿el twingo?... me imagino... "oye, nena, vamos a dar un paseo en mi twingo nuevo, ultima generación, único en su especie"
la gente se parece a los twingos...pero en fin. Ya ven, me distraigo con facilidad.



Otra cosa es el pinche cadillac rosado, Por que los amanerados y gays no pueden dejar el recuerdo de un carro hermoso en paz, por que la vida nos castiga de esta manera.
¿SI DIOS EXISTE POR QUE DEMONIOS HAY CADILLACS ROSADOS?
Esa pregunta esta perfecta para una disertación de filosofía. Como para ponerla a sustentar según Democrito.
Mentiras, las sustentaciones son algo serio y concreto, necesitan argumentación y esas cosas.
No son preguntas salidas de una mente que ama divagar hablando de carros.
en fin...
Eso es simplemente lo que pasa por mi mente en aproximadamente 10 minutos.
Esa soy yo, supongo. ¿O no? tal vez soy stevie wonder(y dios), ya saben.
Me acabo de dar cuenta que el titulo es un cosismo.